Tarta Tatin

Las mejores tartas Tatin

Tarta Tatin de ciruelas

La repostería es una de las formas de cocina que más suele gustar a la gente, más que nada porque se utilizan siempre productos de máxima calidad para conseguir los mejores acabados, como el que tiene la tarta Tatin de ciruelas y mazapán que os traemos en esta entrada.

Se trata de un postre que no es muy común, pero no por ello deja de tener un formidable sabor y si queréis prepararla en casa, necesitaréis estos ingredientes:

Tarta Tatin de ciruelas
  • 800 gramos de ciruela roja (no muy verde ni muy madura, sin hueso y cortada a la mitad)
  • 25 gramos de mantequilla.
  • 25 gramos de azúcar.
  • 100 gramos de mazapán.
  • 40 gramos de almendra molida.
  • Masa de hojaldre preparada.
  • Nata montada o helado de vainilla para acompañar.

Modo de elaboración

Precalentaremos el horno a 180/200 grados y mientras alcanza la temperatura derretiremos la mantequilla en una cazuela a fuego medio, después agregaremos el azúcar y una cucharada de agua, dejando que se haga durante unos minutos y revolviendo todo el tiempo hasta que el caramelo tenga un color ámbar dorado oscuro.

En esa misma cazuela echaremos las ciruelas sin hueso y cortadas por la mitad y dejaremos que poco a poco vayan soltando su jugo y reblandeciéndose. Quizá no nos quepan todas, por lo que podemos hacerlo en varias tandas.

A medidas que vayan estando hechas las iremos colocando en un molde redondo como haciendo una base a la que incorporaremos el mazapán troceado y después espolvoreando con un poco de almendras molidas y haremos otra capa con ciruelas, mazapanes y la almendra molida que quede.

Con todo el líquido que nos ha quedado en el cazo pintaremos la parte superior de la tarta y presionaremos un poco para que se quede compacto. Cortaremos la masa de un diámetro dos centímetros superior a la del molde, la pondremos encima y meteremos las esquinas por dentro del molde para que todo quede muy ajustado.

Lo meteremos en el horno durante unos 30 o 35 minutos y cuando veamos que la masa ha crecido y está dorada lo sacaremos todo.

Dejaremos que enfríe una media hora, pasaremos el cuchillo por todo el contorno de la tarta y después desmoldaremos, haciendo que el hojaldre quede debajo, dejándonos ver cómo han quedado de deliciosas las ciruelas, igual que en la fotografía que veis. A la hora de servir se acompaña de nata montada o de una buena bola de helado de vainilla o nata.

Consejos

Si nos parece demasiado azúcar, podemos utilizar alternativas como sacarina o cualquier otra clase de edulcorante, el sabor no es idéntico pero sí que nos ahorrará esa ingesta de tanto azúcar, especialmente para quienes quieren controlarse en este aspecto.